La Historia del Barril Gigante

En la primavera de 1934, el visicultor y fabricante de barriles Fritz Keller construyó en el amplio mercado de salchichas de su ciudad natal, Bad Dürkheim, el monumento al vino alemán más original y de mayor tamaño, el ahora mundialmente famoso “ Barril Gigante “.

A comienzos de los años 30, el vinicultor Keller tuvo la idea de hacer un monumento al vino del Palatinado Mientras fabricaba un barril de “ tamaño normal “ para su examen de barrilero.
Después de largos preparativos, a comienzos de 1934 comenzó a transformar su sueño en realidad. El proyecto era de gran envergadura. Para esta empresa se cortaron casi 200 pinos de la Selva Negra – todos ellos de unos 40 metros de altura. Cada uno de estos pinos sirvió para hacer unas de las 178 duelas del barril, que venian a medir 15 metros de largo y 15 centimetros del grosor. El transporte de estos enormes pinos, desde la Selva Negra hasta el Palatinado, sólo fue posible durante la noche y gracias a un permiso especial. Fritz Keller y sus ayudantes manipularon más de 200 metros cubicos y de madera una capacidad total de 1,7 milliones de litros. Tres semanas de duro trabajo se terminó el Barril Gigante, que ahora puede verse desde la autvia Bad Dürkheim – Kaiserslautern.
Hasta 1934, el Barril Gignate del Castillo de Heidelberg fue el más grande del mundo. Con nueve metros de largo y siete metros del diámetro, tenia una capacidad de 221.000 litros. Al contrario que el Barril Gigante de Bad Dürkheim, su “ hermano “ de Heidelberg fue cargado de vino una vez.  
El interior del Barril Gigante de Bad Dürkheim se corresponde con su original aspecto exterior. En las paredes del piso bajo, alternando con la historia del vino alemán, se exponen artísticos fondos de barriles, tallados a mano en madera de roble. Su aspecto resulta muy atractivo desde la galería, donde pueden subir los visitantes.
Dado el gran número de personas que acuden, en 1958 se contruyó un original bar, del mismo estilo que el Barril Gigante, con capacidad para 120 invitados. Durante el verano, unas 200 personas pueden sentarse cómodamente a la sombra del Barril Gigante.El Barril Gigante es constantemente renovado a fin de preservar su valor, así como para asgurarle a usted, estimado amigo, una estancia agradable.Agradecemos la contribución que con su visita hace a la conservación del monumento al vino alemán.

La familia Thüne y empleados